free web page builder

Herradura de Tierra, 2012

El arte que creé durante mi residencia en el Centro de Arte y Ecología de Guapamacátaro en Michoacán, México, fue el resultado de una colaboración con niños y niñas locales usando materiales encontrados para explorar la tensión entre el juego y el trabajo. Guapamacátaro fue probablemente el entorno más rural en el que había trabajado hasta ese momento y me llamó la atención que a los niños se les asignaban tareas significativas (ordeñar las vacas, por ejemplo) que realmente disfrutaban.


Las y los niños suelen buscarme y no pasó mucho tiempo antes de que me siguieran por donde fuera. Jugamos (¿o trabajamos?)—les enseñé cómo hacer máscaras de barro, hojas, flores, paja, papel, plástico, pedazos de metal oxidado y chaquira. Me enseñaron cómo mezclar el adobe y qué plantas silvestres sirven para ensaladas o para elaborar el jabón. Por mi cuenta, exploré el entorno rural idílico, recogiendo materiales para la creación de un disfraz especial para Brayan, con quien había desarrollado un vínculo particularmente cercano. Él se convirtió en mi caballo y carreta en un performance público culminante, en el que colaboré con mis pequeños amigos para crear una instalación de herraduras hechas de adobe en un antiguo establo de caballos. Agradezco especialmente a la diseñadora en animación Laura Ramírez (Bogotá, Colombia) por haber documentado el proyecto en su estilo particular.