make your own website

Tapete de Jardín, 2013

Me invitaron a diseñar una obra de arte efímera y participativa para el Festival de Jardines del Smithsonian en Washington, D.C. Me inspiré en mi experiencia como muralista, durante la cual he pintado varias veces sobre superficies horizontales, y también en mis experiencias explorando México donde tuve la suerte de ver la belleza de los tapetes de aserrín (obras efímeras que se crean en el suelo, hechas por aserrín teñida de colores brillantes y otros materiales como pétalos de flores, frijoles, semillas y arroz). Por lo tanto, propuse la creación de un mural horizontal hecho sobre el suelo de materiales naturales.


Siempre me ha gustado transformar el suelo—en pasos peatonales, banquetas, calles y puentes—porque tanto el proceso de creación como la pieza terminada son intrínsecamente participativos. Puedo invitar a personas de todas las edades y capacidades a unirse a la diversión, ya que la superficie que se interviene no requiere el uso ni de escaleras ni andamios. El público que camina sobre la obra de arte terminada entra en el mundo creado por los diseños y los colores, convirtiéndose en una parte de la pieza. Para el Festival de Jardines, me pareció apropiado utilizar materiales orgánicos del jardín para "pintar" el mural. Para complementar los materiales naturales, también ocupamos aserrín y gis en polvo de colores llamativos.


Dibujé un diseño muy sencillo en un lienzo grande y animaba a la gente que iba pasando a incorporarse al trabajo llenándolo con los diversos materiales que los jardineros habían guardado durante las semanas anteriores —como si pintáramos una página de un libro para colorear gigante. La simetría de mi dibujo influyó en la colocación de los materiales (arena, piñas secas o aserrín rosa, por ejemplo), por lo que sin dirigir a las personas acerca de dónde colocar cada elemento, el trabajo final demostró un increíble sentido del equilibrio.